Hormigas: SONAJEROS

Nos gusta hacer sonar los sonajeros porque exploramos los objetos golpeándolos, agitándolos, dejándolos caer y metiéndonoslos en la boca.  Es la forma en la que los bebés empezamos a conocer lo que nos rodea.